Los retos de la Industria 4.0 (primera parte).

La Industria 4.0 es la nueva revolución industrial que transformará la manufactura y los negocios:

  • Incrementando la productividad a través de la optimización de todos los procesos.
  • Maximizando la vida útil de los equipos mediante un mantenimiento predictivo más preciso.
  • Aumentando la velocidad de respuesta de toda la cadena productiva, volviéndola una cadena de valor en tiempo real (1).
  • Personalizando los productos y servicios ofrecidos.
  • Y finalmente innovando los modelos de negocios.

La promesa de grandes beneficios es muy atractiva pero solo será realidad si se superan los retos y riesgos que enfrentan las empresas que quieren evolucionar hacia la Industria 4.0.

Para explicar los retos de la Industria 4.0, se propone el siguiente ejemplo hipotético de una máquina expendedora de refrescos de lata ubicada en la cafetería de una escuela:

Dicha máquina expendedora de refrescos es lata, es muy moderna y cada vez que alguien se acerca para obtener una bebida, prende todos sus sistemas que estaban dormidos (en un modo de bajo consumo de energía) durante la noche. Luego de obtener el pago del transeúnte por medio de su celular y entregar la bebida, contabiliza la venta y otros datos como el sabor, la hora y fecha, lugar y hasta el método de pago. Estos datos son enviados a la “nube” (internet), para ser procesados por el programa que para fines del ejemplo llamaremos “Programa Vending”. El “Programa Vending” le avisa a otro programa, que llamaremos el “Programa Surtidor”.

Conforme se va vaciando la máquina expendedora, el “Programa Surtidor” ordena surtir la máquina (junto con la orden de surtido de otras máquinas que éste programa también atiende).

La orden de surtido le llega ahora a otro programa que se encarga de la producción de refrescos enlatados.

El programa de “Producción” se comunica con todos los robots y máquinas proveedoras de materia prima (como la que provee las latas, el agua, saborizantes, etc.), para elaborar los refrescos enlatados. Ahora todos los robots, van comunicándose entre ellos para sincronizar la producción en un proceso altamente eficiente, capaz de producir miles de refrescos al día pero que también se adapta a la demanda, disminuyendo o aumentando la producción. De ésta manera en época de invierno, debido a que las personas no consumen tantas bebidas frías, la demanda de surtido del programa “Surtidor” baja considerablemente y evitan costos de inventario de materia prima y de almacenamiento de refrescos.

Luego de generar la producción necesaria para surtir cierta cantidad de máquinas expendedoras ubicadas en distintas oficinas, escuelas, comercios y plazas de la ciudad, el programa de “Producción” se comunica con el “Programa de Logística” que se encarga desde embarcar las cantidades de refrescos, también usando robots para ésta tarea, como la de dar seguimiento a los distintos camionetas autómatas despachadoras, hasta confirmar recepción de surtido del “Programa Surtidor” y el “Program Vending”.

El programa de producción también se comunica a su vez con otras empresas para pedirles la materia prima que necesita para hacer los refrescos de lata. De ésta manera, toda la cadena productiva se comunica continuamente y se ajusta a la demanda, convirtiéndola en una cadena de valor dinámica, flexible y que responde al mismo tiempo que las personas, es decir, en “tiempo real”.

El programa de producción también preparara pedidos especiales que recibe a través de internet, por ejemplo, para fiestas. Los prepara y los envía, avisando a los clientes cuando el pedido va en camino.

Las camionetas son autómatas (no necesitan de chofer) y reciben del “Programa de Logística”, las rutas más rápidas y el orden más eficiente para visitar a cada una de las máquinas expendedoras y surtirlas. Además, las camionetas autómatas tienen también un programa de mantenimiento predictivo, que lleva el control preciso de su mantenimiento, alargando la vida útil de las camionetas.

Las camionetas autómatas son eléctricas y se cargan durante la noche. Todo este gasto de electricidad también lo contabiliza otro programa llamado “Financiero” que lleva todo el costeo de materia prima, logística, mantenimiento y por supuesto las ventas de toda la empresa.

En nuestro ejemplo ficticio, ésta empresa realiza todas sus operaciones sin la ayuda de una persona.

Desde la venta, la logística, la producción y hasta las finanzas, se realizaron de una manera autómata, con elementos cibernéticos y sistemas informáticos comunicándose entre sí. Es lo que ahora se comienzan a llamar una fábrica o industria inteligente (del inglés “Smart Industry”) y representa la cuarta revolución industrial, Industria 4.0.

 

¿Estamos cerca de lograr los objetivos de la Industria 4.0?, ¿Qué retos debemos afrontar?, ¿Cómo podemos empezar a innovar nuestros procesos para evolucionar y sobrevivir a la cuarta revolución industrial?

En nuestra siguiente publicación trataremos de dar respuesta a éstas preguntas.

Imagen de la portada por Carlos Fy – Own work, CC BY-SA 4.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=75242078

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *